El desarrollo social en los niños

Desarrollo social niñosEl sano desarrollo social en los niños es una necesidad imperante que debe garantizar el adecuado desarrollo físico y psicológico en los pequeños.

Muchas personas afirman que “El ser humano, es un animal de costumbres”. Esta, sin duda, ya es una frase muy celebre en la historia, que a grandes rasgos siempre ha demostrado ser real y acercarse de lleno al comportamiento de todos nosotros. Nuestro comportamiento precisamente se ha construido de acuerdo a la sociedad y el entorno de donde procedemos, desde pequeños empezamos a mostrar las características de nuestro ser social particular.

El sólo hecho de asistir a las guarderías, recibir la educación primaria y secundaria, nos define el comportamiento y el actuar social que debemos tener frente a la comunidad de la cual hacemos parte. Las terapias de neuropsicología también ayudan al desarrollo social en los niños. De esta forma, la mayoría de los niños que reciben una educación amorosa y cariñosa muestran un desarrollo social muy saludable.

El proceso de desarrollo social en los niños es gradual y se extiende a lo largo de muchos años. Durante este período, los padres, maestros de una escuela infantil y otros miembros cercanos de la familia juegan un papel crucial. El desarrollo social continúa incluso cuando el niño empieza a dar sus primeros pasos en la adolescencia, la juventud y la edad adulta y luego con el tiempo ya se tendrá un terreno muy bien recorrido.

En esencia, el desarrollo social del niño puede ser definido simplemente como la interacción del niño con las demás personas y el entorno social que crea una comunidad determinada. Durante las etapas iniciales del desarrollo, el niño depende en gran medida de sus padres y diversas personas que se pueden hacer cargo de él. Por lo tanto, en esta fase, la interacción del niño se limita principalmente a estas personas.

Con el tiempo, el niño empieza a interactuar con otros niños y adultos. Un niño que en su hogar recibe mucho amor, seguridad y atención de sus padres y cuidadores, puede aprender con el tiempo a devolver ese amor y atención, lo que da una demostración clara de comportamiento empático. Esto es un indicador de un sólido desarrollo social en el niño.

Por lo tanto, la importancia del desarrollo social en los niños no debe ser un tema ignorado, ya que esta instancia sienta las bases para una vida adulta sana, tanto física como emocionalmente. Como padres, la responsabilidad es la de crear un entorno propicio para el sano desarrollo social de su hijo.

Anuncios